Marketing Contenidos

¿Conoces el marketing de contenidos?

El marketing de contenidos se ha convertido en un término bastante usual durante los últimos años, es un tema que se ha vuelto bastante popular y cada vez son más las empresas y las marcas que apuestan por él.

Las razones son simples, pues es una de las mejores armas con la que cuentan para alcanzar sus objetivos, les permite llegar a los clientes potenciales, dar a conocer sus productos y servicios, ganar la confianza de público hasta que finalmente se da la interacción comercial esperada, pero todo se da de forma muy diferente a como podría suceder con la publicidad convencional, los resultados son sumamente efectivos y satisfactorios.

¿En qué consiste el marketing de contenidos?

No es más que una técnica que implica la creación y la divulgación de contenido de calidad, original e interesante para la audiencia, se trata de un contenido que puede generar valor porque resulta útil. El público puede emplear la información para sus necesidades personales, como responder a sus dudas e interrogantes.

Es decir, que el marketing de contenidos ofrece algo importante al posible cliente, antes de intentar que este compre el producto. Cuando se ve favorecido con la información que recibe, comienza a ser usuario de ella, deposita su confianza en la marca, comienza a verla como una referencia hasta que adquiere el producto o servicio.

Esto lleva a obtener más clientes, incluso se hace más sencillo fidelizarlos, en consecuencia, también aumentan las ventas, así que se cumplen varios de los principales objetivos que cualquier empresa pueda tener.

Lexema, agencia especializada en Marketing de Contenidos

¿Cómo se realiza el marketing de contenidos?

Para poner en práctica estas estrategias, es sumamente necesario seguir cierto proceso de planificación, son varias etapas las que supone esta acción y se deben atender diversos elementos, los principales pasos son:

Delimitar los objetivos: es preciso definir lo que se quiere lograr para apuntar todos los esfuerzos hacia ello, por ejemplo, obtener clientes, ganar leads, entre otros.

  • Diseño de contenido: debe ser original, único, confiable, interesante, atractivo y útil al usuario.
  • Identificar el público: es vital segmentar los clientes, identificar el grupo que está interesado en el bien ofrecido y conocer sus necesidades, sus gustos e intereses para poder responder a ellos.
  • Analizar la competencia: conociendo sus estrategias, fallas y fortalezas, es más sencillo saber qué ofrecer al cliente para que sea realmente original.
  • Formato y canales de distribución: está muy claro que el contenido debe ser del más alto nivel de calidad, pero los formatos elegidos para presentarlo también merece atención, pueden ser videos, imágenes, eBooks, infografías, entre otros. En cuanto a donde se publica o divulga, también es preciso usar todos los posibles como sitios web, blogs y las redes sociales.
  • Llamar a la acción: es uno de los pasos claves para hacer que la audiencia se involucre en la estrategia, por ejemplo, botones de suscripción, invitaciones al final de las publicaciones, entre otros.

Cabe destacar, luego de crear y aplicar el contenido, es momento de medir su efectividad, para ello conviene analizar el tráfico obtenido en el sitio web, esto permite detectar cualquier falla y hacer lo necesario para remediarla.